Hacia la Improvisación
y el CONTENIDO

PARTE 1

HUGO MASTROLORENZO – Llegué al tango podríamos decir a través del folklore. Fue descubrir distintas danzas, pero en el tango encontrar algo, que tenía mucho que ver con ese momento, que estaba viviendo.

Las danzas folklóricas en general eran muy alegres, muy vivaces: una chacarera, un gato, un escondido. Y cuando descubrís el tango, encontrarás que el tipo no baila para divertirse, que le está pasando otra cosa, que no sé si se podría definir como que le está pasando mal.

No la está pasando mal, pero tampoco es “divertirse” o sea no se ríe como en una chacarera o en una polka.

…creo que la llegada más real con el tango fue con lo sensitivo.

Y, y creo que tenía mucho que ver con lo que sentía y con lo que siento, con parte de la naturaleza de uno. Y ahí es donde encontré ese baile y ya nunca más pude quitármelo de encima.

Pero no solamente el baile en sí, por la forma, sino por lo que tenían que ver sus letras y su música que era algo, insisto, una forma muy distinta de expresar un baile social, ya el baile popular y cambiaba completamente.

Esa fue creo que la llegada más genuina con lo que me pasó con el tango, en la adolescencia. Si bien venía bailando desde muy chico, más bien folklore, creo que la llegada más real con el tango fue con lo sensitivo de: “qué pasaba en lo social con el tango”.

Qué pasaba con el cuerpo del otro. Qué pasaba, la gente estaba como metida encapsulada ahí adentro y ya, insisto, no era la imagen que yo tenía del baile. Que era es muchísima más festiva en cuanto a los bailes folklóricos.

Puedo intentar hacer como un análisis, como desdoblarme y mirarme como de chico. Y yo entré primero por la pintura y era como entrar, más que por la forma, por lo simbólico de la pintura.

A mi me engancha mucho lo simbólico de la pintura y desde chico hubo inquietud por los libros. O sea, no hablaba una palabra y estaba en el tipo bastante metido en el mismo.

Y bueno ahí me venía fantástico todo lo que tenía palabra. Me venía bien la danza, la pintura y ese internarme en ciertos libros.

Pero me descubro ahora como en esos lugares, que siento que armaron la totalidad. Donde después puse el foco solamente en el tango, pero son lugares que tienen que ver con esos colores de infancia.

La poética del tango me parece muy atractiva, pero no solamente por lo estético de esa poética, sino porque algunas cosas son casi filosóficas.

Hay un “escarbar” en el hombre, en la naturaleza del hombre, que es curioso de observar en una danza popular o en una letra popular, una poética popular.

Lo mismo me parece con el movimiento, pero en lo más genuino del movimiento. Por eso también me interesa llevar algo de eso a la escena, como para que el otro pueda ver que no es solamente, un “hecho estético”.

Y es más, un “hecho estético” alejado de lo que para mí brinda el tango en esencia. De lo que en algún momento, ya me estoy metiendo en otro tema, me parece que se ha armado como más, como trabajo para el turista y eso quedó como encapsulado.

Como si eso sería el paradigma del escenario, cuando me parece que si uno realiza un poco la historia se nota en qué momento comenzó y hacia quien estaban enfocado ese “producto” y ahí si me sale decir con todas las letras ese “producto”.

Pero creo que tango en su totalidad si uno lo puede diseccionar y escarbar un poco en lo que es, no sé si intentó comunicar eso, a la hora de ponerlo escénicamente. Por eso es que me parece un buen momento también del tango, en cuanto a algo que seguramente vamos a hablar, que es el tema del “contenido”.


Continuar con la lectura en la siguiente página 🙂


LA DIFUSIÓN DEPENDE SÓLO DE VOS
Compartir con Amigos:

Páginas: 1 2 3