Un simple paso

PARTE 2

Noelia Barsi, maestra y bailarina de tango

En la Milonga

De repente estoy en la milonga y me siento una “vieja” de 85 años (jaja) diciendo cosas u oyendo cosas que no me cuadran y bueno, no, tengo 38, entonces es como que a veces me siento un poco como “sapo de otro pozo”.

La Evolución del Tango

Pero obviamente para mi todo lo que sucede, sucedió y sucederá en el tango siempre será bienvenido porque marca siempre un progreso. Aunque a veces sintamos que se estanca o que hay cosas que llegan que a muchos no les gusta, no importa, después es sólo cuestión de tiempo.

Después las cosas decantan y queda solo lo bueno y hace que el tango hoy tenga muchísimo más valor. Tenga más calidad, muchísima más calidad que hace años atrás, muchísimo más estudio y eso para mi es maravilloso porque a mi me encanta que las cosas siempre evolucionen. 

Y creo que en el proceso de evolución también existen momentos donde llegan muchas cosas que por ahí a uno no le gustan pero también sirven como parte del aprendizaje.

Mi Tango

El proceso de mi tango, desde que tenía 11 años hasta hoy, fue muy largo y con muchísimos cambios que gracias a Dios, por la experiencia hoy los puedo ver. 

En ese momento creo que iban surgiendo cosas y uno en una búsqueda de “no se sabe qué”, probaba y hacía. 

Las Exhibiciones

Yo empecé con un tango muy tradicional, las exhibiciones en la milonga en ese momento eran muy tradicionales. No existía que vos vayas a ver bailar en una milonga y de repente tengas a alguien que te haga una “corbata” o te haga un salto, no existía. De hecho lo máximo que podías demostrar en una exhibición era un virtuosismo con algún gancho, algún boleo, cosas que quizás en la pista no las hacías y en el momento de hacer una exhibición podías darte el lujo…

Texto incompleto / Ver completo en el video de arriba

Entrevistador: David Escalier

LA DIFUSIÓN DEPENDE SÓLO DE VOS
Compartir con Amigos: